miércoles, 21 de agosto de 2019

Vega de Pas Cantabria






Nos vinimos en familia a Tierras Pasiegas concretamente a Vega de Pas en busca de los orígenes de una bisabuela.
Un pueblecito cántabro rodeado de montañas, paz y tranquilidad.




Enseñar a nuestros pequeños la naturaleza, hacer de verdaderos aventureros buscando el salto de un río no tiene precio.


Poder comer la fruta directamente del árbol, cuando el hambre aprieta mientras exploras.



Y de premio el gran chapuzón, risas, jugar a tirar piedras diversión asegurada.

En cada rincón de este pueblecito, hay donde perderse en el tiempo mirando sus animales o sus bellos parajes.







Su gastronomía y en especial los mejores sobaos de todo Cantabria hicieron que nuestra estancia fuera maravillosa.


Nos quedaron muchas cosas que descubrir, pero es que en Vega de Pas el tiempo corre de otra manera y hay que deleitarse con cada rincón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando la cuarentena

Debido ha esta situación que estamos viviendo tenemos la suerte de compartir muchos momentos con nuestros niños, tenemos que intentar q...